Certificacion
Facebook Twitter

Proyecto Red Ciudadana

LA SUSTENTABILIDAD Y EL ÁMBITO URBANO

“Satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidadesde las del futuro para atender sus propias necesidades1.” Así definió la Organizaciónde las Naciones Unidas (ONU) el concepto de desarrollo sustentable.

Esta visión fue fruto del trabajo de la Comisión Mundial de Medio Ambiente y Desarrollo, creada en la Asamblea de las Naciones Unidas en 1983.

Estadefinición, que fue dada aconocer en 1987, se convertiría luego en el tercer Principio de la Declaración de Río (1992). Allí se señaló que el ámbito del desarrollo sustentable abarcaba conceptualmente tres dimensiones: ambiental, económica y social.

La sustentabilidad es una preocupación crucial en el mundoactual. Pensar el desarrollo sin poner en riesgo la existenciade recursos para las generaciones futuras es inexcusable.Una visión integral del desarrollo implica un conjunto dedimensiones de la sustentabilidad 2.:

a) Ambiental (capacidad de sostener todas las formas devida; conservación de recursos naturales; protección y mejorade la calidad del medio ambiente; producción y consumo sustentables).

b) Social (desarrollo de una sociedad igualitaria, inclusiva,democrática, saludable, segura, justa; respeto por los derechos humanos y diversidad cultural; equidad intra e intergeneracional; combate a todas las formas de discriminación;participación ciudadana en la toma de decisiones y educaciónpara el desarrollo sustentable).

c) Económica (economía eco-eficiente, innovadora, competitiva y basada en el conocimiento para mejorar la calidadde vida de los ciudadanos; responsabilidad social de las empresas y asociaciones público-privadas para la inclusión social).

d) Política (respeto a los principios democráticos; la defensade la paz, la seguridad y la libertad; los compromisos regionales e internacionales para el desarrollo sustentable; el derecho a la información y el derecho a la justicia; la coordinación de políticas y la gobernabilidad democrática; la inclusión de las consideraciones ambientales, sociales y económicas en el debate político).

e) Científica y técnica (uso del mejor conocimiento disponible y de las mejores tecnologías y mejores prácticas disponibles, así como de la investigación para el desarrollo sustentable).

Desde esta óptica, la ciudad es un actor central en eldesarrollo sustentable, para lo cual es imperioso el diseño, ejecución y evaluación de políticas públicas en suespacio. La concentración de la población y la actividadeconómica en el ámbito urbano es un motivo de la génesis de diferentes desafíos que abarcan lo ambiental, lo social, y lo político.

Problemas ambientales (que generan nuevas situaciones de vulnerabilidad), de empleo, situaciones de inequidad, pobreza y exclusión (que se reflejan en impactos en la gobernabilidad democrática), son entre otros, algunos de los desafíos internos que la ciudad debe enfrentar como actor. Las políticas públicas, en respuesta a las diversas estructuras de riesgo (antiguas y nuevas)3, deben atender una amplia y creciente diversidad de temas, desde los más tradicionales (por ejemplo: el acceso a serviciosy espacios públicos) hasta los que se asocian anecesidades y valores propios de la sociedad actual (por ejemplo: equilibrio ambiental, vida saludable o participación ciudadana).

En muchos casos, las estructuras institucionales de los Estados tampoco poseen la capacidad para brindar posibilidadesde articulación y participación de una ciudadanía en proceso de cambio permanente, que busca “ser partede” la deliberación pública y la toma de decisiones sobre los asuntos de la “polis”. Muchas veces tampoco existe información disponible clara y sistematizada, para que la ciudadanía pueda monitorear las políticas públicas de desarrollo urbano.

El concepto de ciudad sostenible es una respuesta global y sistémica a los problemas de la sustentabilidad. Una ciudadsustentable, “(…) es segura, ordenada, saludable, atractiva cultural y físicamente, eficiente en su funcionamiento y desarrollo, sin afectar al medio ambiente ni la heredad histórico-cultural y, como consecuencia de todo ello, gobernable. El objetivo final es lograr una ciudad competitiva, capaz de producir bienes y servicios de manera eficiente, que atraiga inversiones para crear nuevos puestos de trabajo, con lo que sería posible elevar la calidad de vida de sus habitantesde manera efectiva 4.

”Debe decirse que la construcción de una ciudad sustentable no es inmediata, sino fruto de un accionar de diversos actores a largo plazo, lo que no inhibe la aplicación de acciones priorizadas para dar inicio a la transformación.

La Red Latinoamericana de Ciudades Justas y Sustentables

Esta red se propone dar respuesta a esas debilidades estructuralese históricas, intentando acercar las políticas públicasde un territorio urbano, con las necesidades y demandas de la población que lo habita.

La Red tiene como objetivo principal implementar un proceso de alcance regional, en materia de sistemas de monitoreo ciudadano de la calidad de vida y de la gestión pública. Este monitoreo se realiza fundamentalmente, a través del seguimiento de una batería de indicadores que dan cuenta del estado y la evolución de la calidad de vida en la ciudad. El mecanismo de articulación escogido permite la divulgación de aprendizajes y herramientas técnicas, que potencian el trabajo de las diferentes iniciativas.

Este accionar se realiza acompañando, de forma constante, las actividades que promueven una cultura ciudadana participativa y responsable.

En síntesis, la articulación genera un trabajo colectivo que busca mejorar la cohesión social, permitiendo orientarla como objetivo último, a la incidencia ciudadana en las políticas públicas. Ya través de ello, incidir en la descentralización y mejorar la gestión delos gobiernos locales 5.

Uno de los modelos que inspiraron el movimiento fue la experiencia pionera en la capital de Colombia: “Bogotá Como Vamos”. Tal como su nombre lo sugiere, la idea central consiste en democratizar el acceso a la información acerca del estado de cosas en la ciudad y el desempeño de la gestión de sus gobernantes. Otro caso, que ha desarrollado procesos innovadores en materia de participación y control ciudadano, es el de “Nossa São Paulo” (Brasil). En este caso, el nombre elegido (Nuestra) alude a otro componente central del espíritu que moviliza a la Red de Ciudades Justasy Sustentables: el emponderamiento de la sociedad a travésde sus organizaciones. Nossa Sao Paulo involucra a más 600 organizaciones, representativas de todos los ámbitos de vida social paulista. Ambas experiencias han servido como fuentes de inspiración para la expansión del movimiento a lo largo de América Latina.

En cada ciudad, la Red se propone incentivar la participación ciudadana en torno a las políticas públicas de la ciudad y promover cambios que contribuyan al desarrollo sustentablede la ciudad, el país y toda América Latina. De esta manera la iniciativa es a la vez, una oportunidad de transformación local y regional hacia la sustentabilidad.

Cada caso posee características particulares, algunos con un origen claro en la sociedad civil organizada y otros, nacidos del impulso del sector privado y los medios de comunicación. Esta diversidad es una de las grandes riquezas del movimiento.

La Red abarca ciudades de varios países de la región: Argentina (Bariloche, Buenos Aires, Córdoba y Mendoza), Brasil (Belem, Belho Horizonte, Campinas, Campogrande, Florianópolis ,Goytacazes, Ilhabela, Ilheus, Januaria, Maringa, Niteroi, Pipa, Recife, Río de Janeiro, Salvador de Bahía, Santos, Teresópolis y Vitoria), Chile (Chiloe, Santiago, Valdivia, Valparaíso y Villarrica), Colombia (Barranquilla, Bogotá, Cali, Cartagena y Medellín), Ecuador (Cuenca y Quito), Paraguay (Asunción), Perú (Lima) y Uruguay (Montevideo).

La Red promueve la interacción de diversos actores, en el proceso de monitoreo y contralor de la sustentabilidad de las ciudades. Entre estos actores pueden señalarse: organizaciones de la sociedad civil, empresas privadas, sindicatos, organizaciones empresariales, universidades y medios de comunicación.

La Red Latinoamericana de Ciudades Justas y Sustentables y la Fundación AVINA creen que la movilización y concertación entre distintos sectores de la sociedad pueden transformar la gestión de las ciudades latinoamericanas, asegurando que las políticas públicas estén orientadas por indicadores y metas de resultado concretos, que garanticen más calidad de vida con sostenibilidad 6.

La Fundación AVINA apoya el movimiento de “Ciudades Sustentables” en América Latina desde 2007. Las áreas críticasde acción ligadas a esta estrategia continental incluyen:

a) Aumentar la inclusión política, social y económica al estructurar modelos de participación, promover nuevas voces e incentivar negocios inclusivos innovadores.

b) Fortalecer el control ciudadano y la rendición de cuentas, a través de la adopción de indicadores compartidos para monitorear el progreso y facilitar el intercambio de aprendizajes entre ciudades y países.

c) Promover prácticas urbanas innovadoras, mediante el apoyo a planes piloto de alto valor demostrativo.

d) Invertir en la capacitación de líderes urbanos para ampliarla concienciación y el conocimiento de los ciudadanos sobre asuntos urbanos 7.

El Proyecto Montevideo Como Vamos

Montevideo se ha integrado recientemente a esta iniciativa, sumándose a las ciudades de América Latina que son monitoreadas en el marco de la Red Latinoamericana de Ciudades Justas y Sustentables.

Con el apoyo de la Fundación AVINA, se ha constituido un grupo impulsor, integrado por la propia Fundación AVINA, la Asociación Ciudadana por los Derechos Civiles, el Centro de Archivos y Acceso a la Información Pública (CAINFO), la Defensoría del Vecino, la Universidad Católicadel Uruguay y la Cámara de Comercio y Servicios del Uruguay.

Este grupo se ha propuesto como meta el diseño y puesta en funcionamiento de un Observatorio, que se dedicaráa recolectar y publicar información sobre un amplio abanico de temas relacionados con la vida en la ciudad: su infraestructura, el acceso y la calidad de los servicios públicos, los mecanismos de participación ciudadana, las políticas dirigidas a atender las necesidades de grupos vulnerables, el medio-ambiente, etc.

Se recurrirá a diversas fuentes, incluyendo organismos municipales y estatales, cámaras y asociaciones profesionales, organizaciones sindicales, universidades y demás actores institucionales que generan información pertinente y de probada seriedad.

Esa información se publicará en una página web. En dicha página se incluirán, además, los resultados de encuestas regulares de percepción ciudadana (como la que se presenta en esta publicación) y se brindará información sobre conferencias, seminarios y publicaciones que aborden temas relacionados con la vida en la ciudad y su gestión.

 

1) ONU (1987): Informe de la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (Comisión Brundtland): Nuestro Futuro Común, ONU.

2) López Burian, C. y Villaverde, Héctor (2008): Documento de Programa MERCOSUR Sustentable, Centro de Formación para la Integración Regional – CEFIR, Montevideo.

3) Fligueira, F. (2001): “Between a rock and a hard place”. Construyendo ciudadanía social en América Latina, en: Gioscia, L. (comp.): Ciudadanía en tránsito. Perfiles para el debate, ICP – EBO, Montevideo.

4) Kuroiwa, J. (s/d): Ciudades sostenibles: agenda para el siglo XX. Disponible en: http://info.worldbank.org/etools/docs/library/112219/peru/docs/ModuloIII/Kuroiwa%20Ciudades%20Sostenibles.pdf Para profundizar sobre los atributos de una ciudad sustentable puede consultarse PNUD (2007): Manual para el Desarrollo de Ciudades Sostenibles - Enfocado en la seguridad física, PNUD, Lima.

5) Cf. http://www.redciudades.net/

6) Cf. Informe 2009. Fundación AVINA. En: http://www.informeavina2009.org/espanol/cuidades.shtml

7) bídem.

 

Carta de Principios

Así mismo, el grupo impulsor se propone crear una red de instituciones (organizaciones de la sociedad civil, cámaras empresariales, sindicatos, medios de comunicación, universidades, etc.) interesadas en promover y colaborar con el proyecto. La incorporación a esa red requiere la adhesión a una Carta de Principios, en la que se establecen los compromisos que asumen los actores institucionales que voluntariamente adhieren al proyecto. Dichos compromisos son:

1) Trabajar desde el interés común, para genera run análisis sistemático y colaborativo que contribuya al mejoramiento de la calidad de vida en la ciudad, adoptando para ello herramientas de medición técnica y de percepción ciudadana, entre otros instrumentos.

2) Promover la comparación de los avances en la calidad de vida de las ciudades involucradas en el proyecto, a partir de herramientas técnicas validadas colectivamente.

3) Trabajar para promover la comunicación fluida, abierta y permanente sobre los desarrollos conceptuales y metodológicos que se emprendan en cada uno de los proyectos que hacen parte de la misma.

4) Promover constantemente la Transparencia interna en la gestión pública, a través de la Rendición de Cuentas y el monitoreo ciudadano.

5) Promover el acceso a la información pública y la incidencia de la sociedad civil en las políticas públicas, así como la Democracia participativa con el control ciudadano.

6) Trabajar de manera autónoma e independiente de los Gobiernos nacionales y/o departamentales, manteniendo en todo momento la neutralidad político partidaria.

7) Promover el involucramiento activo de las personas, empresas y organizaciones en la generación de acciones en procura del bien colectivo en la ciudad.

Revista Ciudad Sustentable

Videos Destacados

  • Montevideo Como Vamos
  • Punta del Este Como Vamos
  • Trinidad Como Vamos
  • Carmelo Como Vamos
  • La Paloma Como Vamos

Copyright © 2013 Red Uruguaya de Ciudades Justas Democraticas y Sustentables